En las 107 calles del barrio Embajadores no solo se habla español, también  hindú, árabe, chino y francés se escuchan en cada esquina. Este sector del Distrito Centro de Madrid cuenta con una riqueza racial percibida en pocas ciudades del mundo, pese a que el número de inmigrantes muestra una tendencia a la baja.

Los datos provisionales del Padrón Municipal de Habitantes del Ayuntamiento de Madrid indican que, hasta mayo de este año, en Embajadores habitaban 44,437  personas. De ellos, 33,586 son españoles y 10,851 son extranjeros.

 Actualmente los extranjeros representan el 24.4% de la población, siendo la cifra más baja desde el 2003, cuando alcanzó el 35%. La disminución de inmigrantes ha sido proporcional a la gran crisis económica de España que inició en el 2008, explica el sociólogo Juan Manuel Riesgo, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Hace 7 años el total de extranjeros era 16,969 para un 33.6% de la población general y hasta el día de hoy la cifra ha caído un 9.2%.

España es, desde 2013, un país que pierde población y tiene un saldo migratorio negativo porque son más los que se van que los entran. 

“La principal razón de la reducción de inmigrantes es la crisis económica. Hubo un ‘boom’ en la industria de la construcción en España. Se hizo la ampliación del aeropuerto de Barajas, la autopista M30 subterránea y otras grandes obras, para lo cual se requirió mucha mano de obra, procedentes de Hispanoamérica y del norte de África. Al llegar la gran recesión económica de 2008 eso fue mermando y los andinos: peruanos, ecuatorianos y colombianos; principalmente, prefirieron retornar a sus países de origen”, argumenta el historiador.

Riesgo indica que el proceso migratorio hacia Embajadores se generó debido a que grandes casas ocupadas por ancianos, cuando estos fallecían, se dividían en apartamentos más pequeños y esa oferta de vivienda a bajo costo en el centro de Madrid atrajo a población de muchas partes del mundo.

El profesor universitario el “efecto llamada” impactó en el aumento de la migración, ya que el inmigrante que llegaba al barrio y obtenía éxito se comunicaba con  sus familiares y amigos para que se embarcaran en la misma aventura.

Además, manifiesta que asiáticos de La India, Pakistán y Bangladesh, “que no es el tipo de población que más hay en España”, vieron en Embajadores un lugar donde gestar su futuro económico a través de la microempresa.

“Ellos empezaron comprando comercios, y como son familias muy extensas buscaron la forma de traer varios miembros a España y han organizado empresas en el ámbito gastronómico (restaurantes y tiendas de alimentación), y de servicios, principalmente de reparación de móviles y locutorios”, indica.

Un inmigrante bangladesí que labora en el sector gastronómico.
Un inmigrante bangladesí que labora en el sector gastronómico.

Esto explica por qué los tres grupos que concentran la mayor población de extranjeros en Embajadores son los adultos que tienen edades entre 30-34 años con el 18.9%, los de  35-39 años, para un 16.9% y los jóvenes de 25 a 29 años que representan el 15.1%, es decir aquellos que conforman la fuerza laboral.

 El estudio “Lavapiés: Fenómeno migratorio y claves de la convivencia” del Observatorio para la Migración y la Cooperación al Desarrollo de la Universidad Rey Juan Carlos indica que, para 2011, en Embajadores los inmigrantes procedentes de 88 países, representaban aproximadamente un tercio de la población y aunque se ha reducido la cantidad de inmigrantes, la distribución no ha cambiado.

El autor del libro “Lavapiés y el Rastro”, Carlos Osorio, señala que en el siglo XIX llegaron al barrio oleadas de inmigrantes de todos los rincones del país, principalmente de Andalucía, Castilla La Nueva y Aragón, los cuales se instalaron en viviendas llamadas corralas.

El desarrollo del sector industrial en Embajadores fue el atractivo para que en el siglo XX se asentaran más inmigrantes. Muchos se destinaron a la construcción de grandes obras públicas como la Gran Vía y el Metro. Los gitanos, específicamente se enfocaron en trabajos artesanos, venta de Quincalla, cestería y antiguedades.

Uno de los grandes grupos de extranjeros de Embajadores provienen de África subsahariana
Uno de los grandes grupos de extranjeros de Embajadores provienen de África subsahariana

El “boom” de la migración extranjera empieza en 1990 cuando comienzan a llegar nuevos pobladores magrebíes de Marruecos, Túnez y Argelia; chinos, indios, sudamericanos y europeos del Este.

El profesor titular de antropología de la Universidad Autónoma de Madrid (UNAM), Carlos Giménez Romero, señala en el libro “Mundo Lavapiés” que hubo cuatro períodos históricos en los cuales la población del barrio creció de forma intensa. A mediados del siglo XVI cuando se trasladó la capital y la corte a Madrid; XVIII con la instalación de fábricas y talleres; el proceso de industrialización y urbanización de Madrid entre los siglos XIX y XX cuando Lavapiés aparece en la historia costumbrista, realista y del género chico y por último, la emigración a la capital en los tiempos del éxodo rural en los años cincuenta y sesenta del siglo XX.

¿Embajadores envejece o rejuvenece?

Los individuos con edades entre 35-39 años, con el 12.58% concentran la mayor cantidad de población. Sin embargo, el pastel se reparte en los jóvenes adultos de la siguiente manera: de 30-34 años son el 11.92% y de 40-44 años el 10.27%.

Con un total de 3,750, los españoles con edades entre los 35 y 39 años son la mayor representación de los criollos. Mientras que con 2,058, los extranjeros concentran su mayoría en personas con edades entre 30 y 34 años.

La edad promedio entre los habitantes del barrio es de 42.3 años. Esta cifra es similar a la media de edad general en Madrid, que según el Padrón Continuo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) es de 43.24 para los españoles y 35.33 para los extranjeros.

La población de Embajadores ha envejecido en los últimos 10 años. Mientras en el año 2005 el 50% de la población se concentraba en personas de 10 a 30 años, en el 2015 más de la mitad de la población tiene edades entre los 30 y 60 años.

 

CYNTHIA MARLENE ABREU GARCIA

about Cynthia Abreu

Magíster en Periodismo Digital de la Universidad Antonio de Nebrija y licenciada en Comunicación Social (mención periodismo) de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Ejerce su profesión desde hace cinco años en el Periódico HOY de República Dominicana

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>