Enfermedades Olvidadas

Por Ámbar Mena @ambar_mena

La Dra. María Auxiliadora de Ayueda, Investigadora, parasitóloga de la Universidad de Valencia nos define la leishmaniosis como una enfermedad producida por un parásito, y transmitida por la picadura de un mosquito del género flebótomos.

La enfermedad está producida por 20 especies de Leishmanias. No existen todas estas especies de Leishmanias en todos los centros geográficos. En España, por ejemplo, está la Lishmaniosis Infantun, responsable de manifestaciones cutáneas y viscerales en el hombre. En Sudamérica están la Leishmaniosis basilienses, mazonéense y guayaneses que provocan en sus operadores manifestaciones cutáneas, y mococutánea.

mosquito-leishmaniasis-vector-trasnmisor-enfermedad

Lo preocupante de esta enfermedad es que existe un arsenal terapéutico muy reducido para su tratamiento. Muchos de los fármacos utilizados presentan efectos adversos.

Las formas más graves de la enfermedad son las viscerales, producidas por las variedades infantun, donovani y charasi.

Clasificación de la Leishmaniosis
María Auxiliadora explica que tradicionalmente, la Leishmaniasis se ha clasificado en función de sus manifestaciones clínicas. En el caso de las manifestaciones cutáneas se presentan con una serie de lesiones en la zona donde picó el mosquito. En esta lesión lo que ocurrirá es que el parásito en forma de promastigote va introducirse dentro de la células dendríticas y dentro de los macrófagos formándose en otra forma parasitaria conocida como amastigote.
En ocasiones cuando el sistema inmune del operador no es capaz de controlar la enfermedad se produce una diseminación a otras zonas de la piel denominada leishmaniosis cutánea diseminal.
En ocasiones encontraremos casos de L. mococutánea que afecta a toda la mucosa del paladar y de la nariz. Esta manifestación producida por la L. brasiliensis, el tratamiento es mucho más complicado porque el sistema inmune es incapaz de controlar la enfermedad.

María Auxiliadora de Ayueda, Parásitologa de la Universidad de Valencia

María Auxiliadora de Ayueda, Parásitologa de la Universidad de Valencia

Las formas más graves de la enfermedad son las viscerales cuando van a afectar órganos importantes como el hígado, el bazo, y la médula ósea, donde el parásito se multiplica activamente.
En el continente europeo la especie que les afecta es la Leishmaniosis infantum responsable de manifestaciones cutáneas y viscerales.

Los tratamientos en estos casos de la leishmaniosis en general se reducen a unos pocos fármacos en forma liposomadas y suelen ser muy costosos, por esta razón solo se aplican en zonas donde se puedan pagar por parte del paciente.

Existen nuevos fármacos  que puede administrarse de forma oral, pero tiene el inconveniente de que no es eficaz en todas las formas de la leishmania y además es teratogénica, es decir defectos congénitos. Al paciente también se le puede aplicar el control vectorial.

A la leishmaniosis se le considera una zoonosis, sin embargo de todas las especies responsables de la enfermedad hay dos que son consideradas antroponosis como son la Leishmaniosis Donovani y la Trópica.

Actúan como reservorio de la enfermedad perros, conejos, liebres roedores y en algunas zonas, los monos.
Fotos perro

Se ha visto que una serie de especie con leishmaniosis amazonenses o mexicana produce lesiones benignas en la piel que al final terminan por autocurarse, sin embargo, otras especies como ocurre con leishmaniosis donovani que presenta un desenlace fatal, que si no hay tratamiento farmacológico, afectando al hígado y al bazo y provoca la muerte.
En España, en individuos inmunosuprimidos, como aquellos que padecen sida, hay asociada una serie de cepas, no ya de especies, sino cepas dentro de la especie leishmaniosis infantum que producen manifestaciones más graves y que además son más difíciles de controlar que suelen ser resistente a los tratamientos habitualmente aplicados.

Deja un comentario

Instagram did not return a 200.

https://instagram.com/enfermedades_olvidadas/

Error: You are not connected to Twitter.